Por Maria Fernanda Jiménez

La danza tribal abarca diversos estilos, entre los que destaca el American Tribal Style (ATS). Esta danza se desarrolla gracias al aporte de Jamila Salimpour, Masha Archer y Carolena Nericcio en San Francisco, California.

 

Jamila Salimpour comenzó a enseñar su propia versión de danza del vientre en los años 50, esta se inspiró en las danzas e indumentarias étnicas de comunidades del Medio Oriente, Norte de África y el Mediterráneo. A finales de los años 60 fundó la compañía de danza “Bal-Anat”, la cual se caracterizaba por su fusión étnica la cual fue ajustada al público americano. Salimpour tomó lo que observaba de los bailarines de Marruecos, Argelia, Turquía, Egipto, Siria y Líbano, y comenzó a catalogar los movimientos de la danza oriental y creó un vocabulario básico que hoy día sigue siendo la base del repertorio del estilo tribal.

En los años 70, una alumna de Jamila, Masha Archer, adoptó la manera de bailar de su maestra pero interpretándola de otro modo; así también realizó aportes importantes en este estilo. Su idea de unidad entre las bailarinas convirtió al grupo en protagonista dentro de la danza. Pero donde más influyó fue estéticamente, creando un look que conjugaba elementos europeos y tunecinos con una joyería tribal compuesta por piezas antiguas de Oriente Medio. Masha creó su propia compañía de danza “San Francisco Dance Troupe”, de la cual se retiró años más tarde para dedicarse al diseño de ropa y joyas.

En 1987, antes que desapareciera “San Francisco Dance Troupe”, Carolena Nericcio quien fue alumna de Masha Archer y a quien se suele atribuir la creación definitiva de la danza tribal, crea la compañía “FatChance BellyDance”, donde recoge las influencias de Jamila y Masha, las adapta a su idea de danza grupal e introduce el formato de la improvisación a través de códigos y llamadas entre las bailarinas. En este momento es cuando comienza a llamarse American Tribal Style o Danza del vientre Estilo Tribal Americano.

Este estilo de danza del vientre se basa en un repertorio de pasos bien definido (que luego con los años se agregarán más pasos y serían clasificados como: clásico, moderno y dialecto), una técnica de movimiento muy específica (basada en la conciencia muscular, las disociaciones, y una postura y actitud escénica muy fuerte), la improvisación grupal a través de un lenguaje de señas y la conexión entre las bailarinas, dando importancia al concepto de grupo.

En los años noventa, surge una nueva ramificación, y aparece el estilo Tribal Fusión, de la mano de Jill Parker, quien fue miembro de las FatChance BellyDance y alumna de Carolena. Jill da origen a un estilo innovador, lleno de libertades y abierto a la creatividad, donde los códigos ya no son tan estrictos, pero se mantienen sus bases sólidas en la técnica y estilo del ATS.

Esta danza consiste justamente en una fusión de la técnica, postura, actitud y estética del ATS, y la versatilidad y creatividad de la danza del Vientre estilo cabaret, con numerosos aportes e influencias de otras danzas, estéticas y ritmos mucho más contemporáneos como el funky, el hip hop, y bases electrónicas.

Esta nueva ramificación se abre a la posibilidad de coreografiar e improvisar, ser solista o grupo manteniendo un especial realce en los movimientos y la estética de la danza tribal. Uno de los pilares del desarrollo de la fusión tribal, es la idea de no desear representar exactamente las tradiciones de la antigüedad. Lo que buscan las bailarinas a través de un desarrollo más contemporáneo, es revivir el espíritu de comunidad femenina de la danza como formadora de grupos sociales poderosos y fuertes.

Existen muchas representantes de este tipo de danza. Quizá la más popular actualmente es la bailarina estadounidense Rachel Brice, quien fue estudiante de Nericcio, pero no es la única, la lista es extensa y diversa, entre las cuales puede destacarse a Zoe Jakes, April Rose, Mardi Love, Joline Andrade, Polina Shandarina, Moria Chappell, Emine Di Cosmo, Colleena Shakti, entre otras.